La SCJN resolverá en 2016 amparos en torno al orden de apellidos de personas

La SCJN resolverá en 2016 amparos en torno al orden de apellidos de personas

Etiquetas:

Categoría: Derecho Civil

La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolverá, una vez que regrese de las vacaciones decembrinas, y durante el siguiente periodo laboral, un amparo, cuyo tema consiste en determinar si el artículo 58 del Código Civil para el Distrito Federal viola derechos de igualdad, no discriminación y al nombre, al establecer que el apellido paterno de las personas debe preceder al materno.

En el caso, los progenitores de dos menores, inconformes con el orden de los apellidos establecido en el artículo impugnado, promovieron el amparo. La juez de distrito les otorgó el amparo para el efecto de que el Registro Civil modificara las actas, a fin de que apareciera en primer término el apellido materno seguido del paterno.

Como antecedente, una jueza federal amparó a unos padres de familia a los que les fue negado registrar a sus dos hijas de 11 meses con el apellido paterno de la madre en primer lugar y el apellido paterno del padre en segundo.

Esto, luego de que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) modificó el Código Civil local para que los progenitores elijan libremente el orden de los apellidos de sus hijos, sin embargo, esta ley aún no está vigente, pues la Consejería Jurídica y de Servicios Legales capitaina regresó la iniciativa con observaciones por considerar que la medida generaría discrepancias en la realización de diversos trámites ante autoridades federales.

Paula García Villegas, jueza segunda de Distrito en Materia Administrativa, tomó como base el derecho humano a la igualdad, a la no discriminación y a gozar de un nombre propio para declarar inconstitucional el artículo 58 del Código Civil del Distrito Federal por considerar que, indebidamente, establece una prelación del varón sobre la mujer al disponer que su apellido irá primero en el nombre de los hijos y el de la esposa después, lo que implica un desconocimiento a la igualdad de género.

Según la jueza, tal inconstitucionalidad se da porque prescribe la forma en la que deben formularse los nombres de los menores nacidos de un matrimonio heterosexual, lo que implica un trato desigual hacia las mujeres y fortalece la estigmatización de roles sociales en los que la progenitora tiene una valor familiar y social menor que el padre.

Argumentó la administradora de justicia que :

“Contraviene también diversos principios de la igualdad con relación a la estructuración del nombre de los hijos de los matrimonios del mismo sexo, del interés superior del niño y del relativo a la igualdad de género entre el hombre y la mujer”

En consecuencia, la jueza García Villegas ordenó a las autoridades locales responsables modificar las actas de nacimiento de las menores conforme a lo acordado por sus padres, por lo que el Registro Civil deberá especificar de forma expresa que ellas se registran con el apellido paterno de la madre, primero, y el apellido paterno del padre después, para que en un futuro que tengan una relación de concubinato o matrimonio se eviten filiaciones prohibidas por la ley, sin que ello signifique un tratamiento discriminatorio, sino una protección en sus relaciones filiales.


Deja un comentario

Categorías

Encuesta

¿Te gusta este sitio?

View Results

Cargando ... Cargando ...