La Suprema Corte de Justicia estableció como criterio jurisprudencial que no procede el juicio de amparo indirecto contra la resolución que revoca la caducidad decretada en la primera instancia, pues no constituye un acto de imposible reparación.

Esto, de acuerdo con la mayoría que aprobó el criterio, porque no afecta de manera material derechos sustantivos en atención a lo establecido en la ley de amparo vigente.

Es decir, no procede el amparo indirecto contra una resolución que revoca el decreto de fin de un proceso por la falta de promoción de alguna de las partes para seguir con el asunto.

Esto, porque esa actuación afecta derechos procesales.

“Abonamos más a la seguridad jurídica definiendo cuáles son los actos, recogiendo la definición de la ley y definiendo que solamente procede el amparo indirecto contra actos de imposible reparación, y que contra cualquier violación procesal, obviamente tiene que esperarse al dictado de la sentencia, porque esa violación para poder ser impugnada, en primer lugar tiene que trascender al resultado del fallo, porque de otra manera no se puede estudiar en un amparo directo”, Jorge Mario Pardo Rebolledo, Ministro SCJN, Ponente.

“La idea es concentrar en un solo procedimiento todas aquellas violaciones que puedan darse en todo procedimiento y no permitir que indistintamente se estén promoviendo diversos juicios de amparo que prolonguen indefinidamente un juicio ordinario… Para que sea procedente el juicio de amparo indirecto es necesario que se trate de violaciones a derechos sustantivos”, Margarita Beatriz Luna Ramos, Ministra SCJN.

“Habrá actos dentro del juicio que sí afecten derechos sustantivos, independientemente de su naturaleza formal adjetiva, lo que dice la ley de amparo es: materialmente sustantivos”, Norma Piña, Ministra SCJN.